SERVICIO TÉCNICO VETERINARIO

ESTAMOS A DISPOSICIÓN DE NUESTROS CLIENTES.

Llevamos a cabo auditorías veterinarias personalizadas en centros de

inseminación

y granjas.

  • Impartimos Formación sobre equipos y todo lo relativo a inseminación tanto en CIAs como en granjas.
  • Charlas y conferencias Tecnicas.
Sistema integral de seguimiento, asesoría y control de la calidad de

dosis seminales

.

Estamos a disposición de nuestros clientes para la resolución de dudas o problemas que pudieran tener.

FORMACIÓN: MANUALES Y BUENAS PRÁCTICAS

MANUALES

Manuales para mejorar el trabajo diario de producción de dosis seminales en un centro de inseminación, así como el trabajo de inseminación en granja.

Manual de producción de dosis seminales
Protocolo de inseminación postcervical
Manual de software de gestión de CIAs GESIPOR 2.0
CONSEJOS PRÁCTICOS: PRODUCCIÓN E INSEMINACIÓN

Como especialista en reproducción porcina, Magapor pone a disposición de sus clientes consejos técnicos con buenas prácticas en las distintas fases de a producción y utilización de dosis seminales en porcino.

Antes de comenzar el entrenamiento de un verraco es conveniente cerciorarse de que no tiene ningún problema o afección que pudiera dificultar…

descarga Entrenamiento del verraco.pdf

Alojar a los verracos de forma individualizada para evitar peleas y que se monten unos a otros. Esto puede suponer una perdida de eyaculados y presencia de problemas de aplomos…

descarga Consejos en la nave de verracos.pdf

Se dispondrá de las zonas de extracción necesarias (cada una separada y con su correspondiente potro), atendiendo al número de verracos, al número de extracciones diarias, al número de operarios o al sistema utilizado…

descarga Consejos en la zona de extracción.pdf

El Dpto. Técnico Veterinario de Magapor, aconseja durante la extracción:

  • No realizar la extracción justo después o justo antes de comer
  • En caso de que se den temperaturas elevadas trabajar con el animal durante las horas más frescas
  • etc…

descarga Consejos durante la extracción.pdf

El Departamento Técnico de Magapor ofrece las fórmulas para elaborar con precisión el número óptimo de dosis y el volumen de diluyente necesarios para el trabajo diario en los centros de inseminación artificial.

descarga Cálculo del número de dosis y volumen de diluyente.pdf

La valoración del eyaculado es un proceso muy delicado. Hacerla bien o mal puede significar una disminución del rendimiento del centro, o la elaboración de un producto de baja calidad.

descarga Recomendaciones para la valoración del eyaculado I.pdf

Tras haber valorado la motilidad y la aglutinación en el consejo anterior, pasamos a hacer una valoración del porcentaje de formas anormales.

descarga Recomendaciones para la valoración del eyaculado II.pdf

En esta tercera parte de la valoración del eyaculado, el Dpto. Técnico-Veterinario de Magapor enseña a calcular la concentración espermática en las dosis seminales, gracias al contaje de las mismas, a través de dos métodos diferentes: cámara Bürker y colorímetro.

descarga Recomendaciones para la valoración del eyaculado III.pdf

El departamento técnico de Magapor nos da las pautas para obtener el mejor cálculo de la recta de calibrado con colorímetro, y evitar así errores de contaje.

descarga Cálculo de la recta de calibrado con colorímetro.pdf

El Departamento Técnico de Magapor expone la importancia en el control de la contaminación bacteriana de los eyaculados porcinos para obtener unos resultados reproductivos óptimos y cómo el diluyente DICOL es capaz de combatirla.

descarga Control de la contaminación bacteriana.pdf

El Dpto. Técnico-Veterinario de Magapor aconseja algunos métodos de actuación durante el transporte y recepción del eyaculado en laboratorio.

descarga Transporte y recepción del eyaculado.pdf

FAQ’s

Las vacunas, en función de su agresividad, van a producir una serie de reacciones adversas. Las reacciones más frecuentes y leves son de tipo local (dolor y enrojecimiento en el lugar de la inyección). También pueden producirse reacciones de tipo sistémico (fiebre, malestar, pérdida del apetito). Para reducir los efectos negativos de las vacunas pueden administrarse analgésicos y/o antiinflamatorios.

En el caso concreto de la vacunación en los Centros de Inseminación, las vacunas pueden producir un deterioro en la calidad de los eyaculados (asociado a las reacciones adversas anteriormente mencionadas). Las vacunas más agresivas dan lugar a un aumento del porcentaje de formas anormales y de las aglutinaciones, mientras que la vacunación con vacunas más benévolas se asocia a un incremento en el porcentaje de gotas citoplasmáticas y una pequeña disminución de la motilidad.

Es aconsejable, por tanto, realizar una vacunación por lotes. De esta manera se podrá mantener una producción de dosis homogénea a lo largo del año. Únicamente, si el personal responsable de la vacunación tiene sobrada experiencia y conoce bien los efectos de cada tipo de vacuna, puede plantearse una vacunación de todos los animales a la vez.

Para el cálculo de la recta es recomendable la utilización de varios tipos de eyaculados (de muy concentrados a muy poco concentrados y sobre todo de las concentraciones que se den de forma más habitual), con el fin de que la recta abarque todo el rango de situaciones posible.

No tocar la parte lisa de las cubetas y utilizar sólo las que estén en buen estado.

A ser posible utilizar eyaculados de varios verracos y varias razas diferentes.

Los eyaculados que se utilicen para la calibración del colorímetro deben ser eyaculados de buena calidad, es decir los espermatozoides deben tener una buena motilidad, estar en un rango adecuado de morfoanomalías y sobre todo no presentar aglutinación y/o contaminación significativas.

Es aconsejable renovar la ecuación de conversión al menos dos veces al año debido a la variabilidad existente entre eyaculados, concretamente entre las épocas de invierno y verano.

También es recomendable revisar la recta-ecuación todos los meses con el fin de observar posibles variaciones y grandes desviaciones.

La revisión de la recta se hace especialmente aconsejable si se produce una renovación muy importante de verracos del centro de inseminación o si se realiza algún cambio en la forma de trabajar, por ejemplo pasar de recoger sólo la fracción rica a recoger el eyaculado completo.

El valor económico de un macho es grande y su eliminación repercute de manera significativa en el rendimiento del centro de inseminación. Por ello determinar correctamente el momento de su baja es importante.

La causa más frecuente de eliminación de los machos en los centros de inseminación es la mala calidad seminal. Un macho puede presentar en un momento concreto de su vida productiva un decremento temporal en la calidad de sus eyaculados, este hecho puede estar relacionado con varios factores, que pueden afectar de manera independiente o conjuntamente.

Es importante conocer el momento en que el macho empieza a presentar los problemas e identificar las posibles causas de la disminución de la calidad. Así pues, un periodo de condiciones ambientales críticas, un cambio en el manejo o en la dieta, los tratamientos veterinarios, etc. son factores que afectaran a la calidad seminal de los machos del centro. Una vez conocida la posible causa de la disminución de la calidad seminal se podrá considerar el tipo de actuación a realizar. Lo más inmediato será tratar específicamente al verraco, mantenerlo una semana de descanso y ver observar su evolución durante un par de meses.

En el caso de no observar una mejora en la calidad seminal se podrá plantear la baja permanente del animal.

Una de las grandes ventajas de la inseminación artificial es la reducción del riesgo sanitario asociado a la monta natural. No obstante, el semen puede actuar como vehículo en la transmisión de graves enfermedades.

Entre los agentes infecciosos que puede contener el semen y por tanto ser transmitidos mediante la inseminación artificial, se encuentran: PRRS; FMD; PCV-2; PPC; PPA o Brucelosis. Aunque el riesgo de transmisión es bajo, las graves consecuencias de algunas de estas enfermedades deben obligar a los productores de semen a realizan estrictos controles sanitarios de los machos y de las dosis seminales.

El periodo de cuarentena tiene tres objetivos fundamentales:

  • Garantizar el estatus del centro: para ello se realizarán al menos dos controles serológicos y se incluirá a los animales “nuevos” en el programa sanitario del centro.
  • Favorecer la aclimatación del macho a su nuevo entorno e iniciar su entrenamiento.
  • Realizar una primera clasificación de los machos descartando aquellos con problemas graves, no aptos para producción.

Depende de las necesidades de los clientes, el número de envíos a granjas semanalmente, así como la distancia del centro de inseminación, utilizando un diluyente de media, larga o extra-larga duración.

Magapor dispone de una gama de diluyentes para todas las necesidades del cliente, siendo Duragen el más aconsejado, ya que permite una larga duración de preservación de toda la calidad seminal.

En principio, basta con tomar una serie de medidas preventivas como son:

  • Utilizar siempre que se pueda material desechable (vasos, guantes, filtros etc).
  • Cortar periódicamente el pelo del prepucio del verraco.
  • Utilizar la técnica del doble guante para la extracción.
  • Nunca recoger la fracción pre-espermática.
  • Realizar las extracciones de machos problemáticos al final de la jornada para evitar contaminaciones cruzadas.
  • Limpiar la sala tras cada utilización y el parque del verraco al menos una vez a la semana.
  • Lavar siempre el material reutilizable con detergente neutro y luego agua con agua destilada.
  • Esterilizar a 120º, 2h el material que lo permita.
  • Limpiar diariamente el laboratorio.
  • Todos los días hacer circular por los circuitos de las máquinas y bombas peristálticas en este orden: solución con detergente, agua destilada, alcohol de 70 y antes de usar agua destilada de nuevo.

En resumen, para evitar las contaminaciones lo mejor es cumplir unas normas básicas de higiene y desinfección.

En Magapor consideramos como valor límite porcentajes de 25 % de formas anormales no obstante, debemos tener en cuanta el tipo de anomalía espermática ya que no todas ellas tienen la misma importancia.

Así, se consideran malformaciones graves las colas en látigo ya que impiden el movimiento progresivo de los espermatozoides y por tanto su ascenso por el genital de la hembra. Por el contrario, reciben escasa importancia otras anomalías como las gotas citoplasmáticas distales.

En principio, desgraciadamente, puede venir de cualquier sitio no obstante, en la mayoría de las ocasiones proviene del verraco y se debe a una mala praxis. El semen contiene bacterias que proceden de las vías genitales y/o urinarias y se acumulan en el divertículo prepucial. No obstante, si desechamos la fracción pre-espermática del eyaculado y utilizamos diluyentes que contengan antibióticos no debemos preocuparnos.

En otras ocasiones, está relacionada con procesos patológicos como infecciones del testículo, próstata, vejiga o uretra.

También puede tener su origen en el personal de la explotación, en el agua de bebida o en el del laboratorio, en la comida o en la cama de los verracos, en los sistemas de ventilación en el procesado de la dosis etc.

Los diluyentes de semen permiten una conservación de dosis seminales y garantizan la misma calidad que presenta un eyaculado.

Ofrecen un medio con características físico-químicas similares al de semen: pH, osmolaridad, nutrientes, además de los antibióticos, para mantener a los espermatozoides vivos, motiles, y en condiciones fisiológicas necesarias para llevar acabo la fecundación.

Los diluyentes de Magapor, están preparados para preservar las dosis seminales a la temperatura de 15ºC óptima para semen de verracos.

En principio las necesidades nutritivas del verraco son muy parecidas a las de las hembras. Por ello en la mayoría de los centros de inseminación se alimentan con pienso para hembra.

Verracos en crecimiento pueden alimentarse con pienso para hembras lactantes mientras que para verracos maduros podría utilizarse pienso para hembras gestantes. Sin embargo, en situaciones de estrés, períodos de vacunación, épocas de calor, convalecencia, etc…

Desde Magapor aconsejamos añadir a la ración diaria durante 7 días un suplemento específico para mejorar la calidad seminal y la líbido de los machos, con un perfil de aminoácidos, minerales y vitaminas que permite mantener una condición corporal del verraco adecuada, proporciona un mayor estímulo de la líbido y mejora la producción y calidad seminal (mayor concentración de espermatozoides y reducción de formas anormales).

La cámara Bürker es una herramienta muy precisa para valorar la concentración de los eyaculados, sin embargo, la necesidad de trabajar con volúmenes muy pequeños y el tiempo que requiere, hacen a esta técnica bastante más lenta que la utilización de un colorímetro. La principal ventaja que nos ofrece el colorímetro es la rapidez y la repetibilidad. La variabilidad entre varias valoraciones con un colorímetro ronda el 3%, mientras que en el caso de la cámara Bürker puede llegar a ser de un 13%.

Una de las principales desventajas de la utilización del colorímetro, además del coste claro está, es que en ocasiones algunos verracos por las características de plasma seminal del eyaculado tienden a falsear los resultados del colorímetro al alza, lo cual no tiene mayor trascendencia en el momento que son identificados estos animales.

Por otro lado, aunque un centro de inseminación trabaje de forma habitual con colorímetro, siempre debe disponer de al menos una cámara Bürker para calibrar el colorímetro y comprobar que funciona correctamente.

Se recomienda la utilización por sistema de colorímetros en centros de inseminación grandes y de tamaño medio. En el caso de centros pequeños esta rapidez en el procesado del eyaculado no supone una ventaja muy importante, por lo que es perfectamente recomendable la utilización de la cámara Bürker.

Hoy en día son varios los modelos de colorímetro que incluyen dentro de su software una recta de calibrado. Sin embargo estas rectas normalmente están calculadas en unas condiciones totalmente diferentes a las de nuestro centro de inseminación y como se ha podido comprobar en algunas ocasiones ni si quiera se utilizan eyaculados reales.

Aunque este tipo de equipos evita el cálculo de la recta de calibrado y trabajan bastante bien, se recomienda siempre que sea posible, recalcular la recta a partir de los eyaculados de nuestros verracos, para adaptarla a las condiciones de nuestro centro (verracos, manejo, etc.). De esta manera se puede minimizar la variabilidad producida por las características de los eyaculados.

La recta de calibrado debe ser comprobada al menos una vez al mes mediante la utilización de cámara Bürker y hacer una nueva calibración cada cuatro a seis meses, sobre todo diferenciando entre invierno y verano, por las variaciones que se producen en las características del plasma seminal entre estas dos épocas del año.

La aglutinación consiste en la unión de espermatozoides formando cúmulos. En primer lugar es conveniente diferenciar entre dos tipos de aglutinación, la aglutinación verdadera, en la que los espermatozoides están vivos, y la aglutinación falsa, en la que las células espermáticas están muertas.

Las principales causas que pueden causar o favorecer aglutinación espermática son:

  • Reacciones autoinmunes en las que el propio verraco crea anticuerpos contra sus propios espermatozoides.
  • Mala filtración del eyaculado. Los restos de tapioca favorecen la aglutinación.
  • Procesos inflamatorios de las glándulas anejas que producen alteración del pH, y de la composición de proteínas y minerales del plasma seminal.
  • Shock térmico. Sobre todo importante en el momento de la recogida del eyaculado.
  • Contaminación bacteriana. Por ejemplo, E. Coli favorece la aglutinación espermática.
  • La presencia de espermatozoides muertos favorece la formación de cúmulos, cuando chocan con espermatozoides vivos.
  • Presencia de calcio y bicarbonato en las dosis seminales.
Existen varios indicios que sugieren la presencia de este problema en un centro de inseminación:

  • Disminución de la durabilidad de las dosis sin un motivo aparente.
  • Presencia de aglutinación.
  • Motilidades anormalmente bajas.
  • Valores de pH comprendidos entre 5,4 y 6,4.
  • A veces es normal que observemos la presencia de bacterias en el eyaculado al microscopio, pero si la relación Bacteria/spz es >1 hay que tomar medidas rápidamente.
CONSULTE A NUESTRO DEPARTAMENTO TÉCNICO VETERINARIO